¿Qué son las series de Fondos Mutuos?

Conceptos importantes

  • Cuando inviertes en un fondo mutuo lo haces “comprando” cuotas de dicho fondo.
  • Cada cuota de dicho fondo tiene idéntica proporción en los instrumentos financieros que invierte el fondo como un todo.

Desarrollo

El principio fundamental de los fondos mutuos es que tú, en conjunto con otros inversionistas, puedas invertir en distintos instrumentos de manera diversificada que de otra manera no lo podrías hacer por ti solo.

Esto se produce porque muchas veces el monto del que dispones no es suficiente para lograr una inversión diversificada si es que invirtieras separadamente en cada instrumento. Con los fondos mutuos, al hacer una inversión colectiva con otros inversionistas, logran, entre todos, reunir un monto que permite invertir eficientemente en distintos instrumentos.

El fondo mutuo es un “fondo común” en donde muchas personas invierten, consiguiendo economías de escala que cada uno de ellos de forma individual y separadamente no podrían alcanzar.

Este “fondo común” se rige por un reglamento que define la administradora, entidad que administra el fondo, que es supervisada por la Superintendencia de Valores y Seguros y es la responsable, ante los inversionistas y la autoridad reguladora, que se respete lo definido en el reglamento junto con cumplir con las leyes y normas que regulan esta industria.

Para individualizar cual parte le corresponde a cada inversionista, cada fondo se divide en cuotas. Cada una de estas cuotas representa una idéntica proporción de las inversiones del fondo. Es como una torta: si la divides en porciones iguales, cada una de ellas tendrá los mismos ingredientes y en la misma proporción que la torta entera

Las cuotas del fondo equivalen a los trozos de una torta.

Por lo tanto los dos primeros conceptos importantes a recordar son:

  • a) Cuando inviertes en un fondo mutuo lo haces “comprando” cuotas de dicho fondo.

  • b) Cada cuota de dicho fondo tiene idéntica proporción en los instrumentos financieros que invierte el fondo como un todo.

Así, por ejemplo, si inviertes en un fondo balanceado cuyo objetivo de inversión, definido en el reglamento, es invertir el 40% en acciones nacionales y el 60% en instrumentos de renta fija de emisores chilenos, cada cuota tendrá exactamente esa proporción: 40% en acciones y 60% en renta fija.

A diferencia de una torta, que tiene un tamaño definido cuando la compras, los fondos mutuos van aumentado su tamaño a medida que más inversionistas quieren ahorrar en él. Es como si la torta creciera de tamaño a medida que llegan más invitados.

Para conservar su objetivo de inversión, a medida que ingresan más inversionistas, y por lo tanto ingresa más dinero al fondo, la administradora compra instrumentos en la proporción definida en su estrategia de inversión. Siguiendo con el ejemplo anterior, si el fondo invierte un 40% en acciones y un 60% en renta fija, cada monto adicional de dinero que ingresa al fondo será invertido en esa proporción, de tal manera que el equilibrio entre acciones y renta fija no se vea alterado. Así el fondo va emitiendo más cuotas.

Es como si a la torta la pudieras agrandar a medida que llegan más invitados comprando los mismos ingredientes y con la misma proporción que tenía la torta cuando la compraste. Si eso fuera posible, cada nuevo invitado comerá un nuevo trozo que tendrá el mismo sabor que la torta original ya que fue aumentando de tamaño con los mismo ingredientes, en la misma proporción y cocinados de la misma manera.

Otra característica de las cuotas de los fondos mutuos es que ellas varían de valor o de precio según varíe, a su vez, la cotización de los instrumentos en los que invirtió el fondo, siendo la administradora quien los valoriza diariamente en el mercado financiero según las normas existentes para tal efecto. Así, el valor de las cuotas va aumentado o disminuyendo según sea la cotización en el mercado de los instrumentos financieros del fondo.

Como dijimos antes, si mas inversionistas ingresan al fondo, la administradora debe invertir, según sea su estrategia de inversión, en los distintos instrumentos financieros que integran lo que se llama el patrimonio del fondo. Si dichos instrumentos subieron de valor, con una misma cantidad de dinero, ella alcanzará a comprar menos instrumentos, pero seguirá haciéndolo en la misma proporción definida en el reglamento. Así los nuevos inversionistas ingresarán con un valor de la cuota mayor que aquellos que lo hicieron antes. Lo contrario ocurre cuando dichos instrumentos bajan de precio: los nuevos inversionistas ingresarán al fondo con un valor de la cuota menor al que lo hicieron aquellos inversionistas que ingresaron antes al fondo.

Otra forma de verlo es que los últimos inversionistas, con la misma cantidad de dinero que los primeros, pueden comprar un número distinto de cuotas, porque ahora cada cuota tiene un valor diferente que tiempo atrás.

En el ejemplo de la torta es como si los nuevos clientes de una pastelería quisieran comprar nuevos trozos de la misma torta pero los ingredientes subieron de precio. Las nuevas porciones de igual tamaño costarán más caras que las primeras ya que su valor o precio subió al aumentar el valor de los ingredientes. No obstante, cada nueva porción tendrá el mismo sabor ya que los ingredientes son los mismos y mezclados en igual proporción que los anteriores

Otra forma de mirarlo: con la misma cantidad de dinero los nuevos clientes podrán comprar menos porciones de torta que los primeros.

Las administradoras han definido para cada fondo “series de cuotas”, que es una manera de agrupar y clasificar las cuotas.

La diferencia entre las distintas series de cuotas de un mismo fondo son los costos, el monto mínimo necesario para invertir en cada una, beneficio tributario y horizonte de inversión. De esta forma las administradoras diferencian a los inversionistas.

Las administradoras cobran distintos tipos de comisiones (te invitamos a que veas la sección del sitio en donde detallamos y explicamos los diferentes cobros que realizan las administradoras).

Las principales comisiones a tener en cuenta son la remuneración fija y la comisión de salida. La primera se relaciona a la administración de los recursos de cada fondo y la comisión de salida tiene que ver en el plazo de permanencia de tu inversión en el cada fondo.

Las administradoras “premian” la permanencia de tus ahorros en los distintos fondos rebajando la remuneración fija: a mayor plazo menor es esta remuneración.

Para hacer esta diferenciación las administradoras definen series de cuotas para cada uno de sus fondos mutuos y por lo general estas llevan nombres de letras (SERIE A, SERIE B, SERIE C, etc).

En el siguiente ejemplo presentamos un fondo mutuo que tiene 3 series de cuotas distintas: A, B, y C con los siguientes requisitos y características:

  • SERIE A
    Monto mínimo: $ 5.000
    Remuneración fija: 4%
    Comisión de salida: 0%
    Plazo mínimo de permanencia para no pagar comisión de salida: 1 día.

  • SERIE B
    Monto mínimo: $ 10.000.000
    Remuneración fija: 3%
    Comisión de salida: 1%
    Plazo mínimo de permanencia para no pagar comisión de salida: 90 días.

  • SERIE C
    Monto mínimo: $ 50.000.000
    Remuneración fija: 1,5%
    Comisión de salida: 2%
    Plazo mínimo de permanencia para no pagar comisión de salida: 1 año.

En las series B y C del fondo mutuo del ejemplo la remuneración fija es menor que en la Serie A, pero se exige un monto de inversión mayor. Por otra parte, si tus ahorros los retiras antes del periodo mínimo de permanencia (90 días para la serie B y 1 año para la serie C) te cobrarán la comisión de salida, 1% y 2% respectivamente.

Por lo tanto es importante que al elegir un fondo escojas la serie de cuotas que más se acomoda a tus necesidades.

Sin embargo, debes recordar que siempre podrás retirar tu inversión, independientemente de la serie escogida. La única diferencia es que, dependiendo de la serie, te cobrarán una comisión si el recate lo haces antes del plazo mínimo de permanencia.

Algo muy importante para recordar es que todas las cuotas de un mismo fondo mutuo, no importando la serie de que se trate, representan la misma proporción de instrumentos según la estrategia de inversión. Esto quiere decir que no importa en la serie que inviertas, siempre lo harás en los instrumentos financieros y con la proporción establecida en la política de inversión definida por la administradora en el reglamento para dicho fondo.

FOL Agencia de Valores SpA - San Pio X 2390, Piso 2, Providencia, Santiago de Chile
contacto@fol.cl | 600.656.7390 (desde fijo) - 226569432 (desde celular)

Hola, ¿En qué te puedo ayudar?

600.656.7390 (desde fijo)
226569432 (desde celular)